Dime qué hemisferio cerebral te domina y te diré cómo tocas

En la música hay que pensar con el corazón y sentir con el cerebro
— George Szell

La división del cerebro en dos mitades (hemisferio izquierdo y hemisferio derecho) es muy clara, como se puede observar en el vídeo de la neuroanatomista Jill Taylor titulado My Stroke of Insight. Aunque anatómicamente ambos tienen una apariencia similar, realizan funciones distintas:

  • Hemisferio izquierdo: procesos verbales, lenguaje, cálculo, lógica, análisis, orden, secuencias, ritmo, sentido del tiempo, controlador, normas, relaciones causa-efecto, jerarquías...
  • Hemisferio derecho: procesos no verbales, visualización tridimensional, reconocimiento y expresión de emociones, creatividad, imaginación, pensamiento holístico intuitivo, orientación, comprensión del significado de expresiones faciales....

En cada uno de nosotros predomina uno u otro en el momento de procesar, interpretar y presentar la información. Es lo que se conoce como dominancia cerebral. Así, podemos distinguir a grandes rasgos dos tipos de personas:

  • Predominio del hemisferio izquierdo: analítica, ordenada, con capacidad de abstracción, le gusta la palabra precisa, tiene facilidad para los cálculos, valora las contraindicaciones, minuciosa, critica, gran capacidad de planificación...
  • Predominio del hemisferio derecho: original, innovadora, creativa, lúdica, afectiva, reacciona mal ante las críticas, le gusta discutir, tiene capacidad de síntesis, salta de un tema a otro, suele ser desorganizada, independiente, extrovertida..

Y, ¿en qué influye la dominancia cerebral en el músico?

Recientes estudios demuestran que los músicos utilizan ambos hemisferios más que el individuo promedio. Y es que para interpretar música son necesarias tanto destrezas "analíticas" (hemisferio izquierdo), como "creativas" u "holisticas" (hemisferio derecho).

El hemisferio izquierdo se encarga, por ejemplo, de controlar la articulación y los golpes de arco. Se asegura de que toquemos cada una de las notas de la partitura, con el ritmo correcto, y es el responsable de la memorización. El derecho, por su parte, es el encargado de aportar el estilo, las emociones y el significado de la música que tocamos, viendo globalmente el sentido de la obra. Según afirma Howard Gardner en su interesante libro titulado Art, Mind and Brain, la música es una actividad que requiere principalmente de la función del hemisferio derecho. 

Sin embargo, la educación musical tal como se ha desarrollado durante los últimos cien años aproximadamente, ha tendido a enfatizar las funciones lógicas y analíticas más que las globales y emocionales. Un ejemplo de esto son los métodos de violín de Ivan Galamian y Carl Flesch, basados principalmente en el entrenamiento de los movimientos musculares y haciendo hincapié en la disciplina y la precisión necesaria a la hora de tocar música. 

Esta tiranía del hemisferio izquierdo también ocurre en el resto de nuestra educación. Desde que somos pequeños, en el colegio, comenzamos a perder espontaneidad y creatividad. El sistema educativo prioriza el pensamiento lógico y racional. Esto, que podía tener sentido en la era industrial, según autores como Ken Robinson, no parece tenerlo en la era del conocimiento que está emergiendo. Pero ese es otro debate.

Test

En The Inner Game of Music, Barry Green propone un test para determinar qué aproximación a la música tienes: más analítica (hemisferio izquierdo) o más global (hemisferio derecho).  Lee las siguientes frases y escoge la respuesta con la que más te identifiques. 

1. Respondo mejor a la gente si apela a

  • a) mi intelecto y mi parte lógica
  • b) mis emociones y sentimientos
  • c) me es indiferente

2. Cuando escucho música, me gusta

  • a) analizar su estructura y disfrutar de la precisión y los detalles de la interpretación
  • b) absorber su impacto emocional, y disfrutar de la respuesta global de la música
  • c) me es indiferente

3. Me considero

  • a) fundamentalmente intelectual
  • b) fundamentalmente intuitivo o emocional
  • c) me es indiferente

4. Prefiero aprender una obra

  • a) paso a paso, compás por compás
  • b) desde una visión de conjunto, ver la pieza como un todo
  • c) me es indiferente

5. Prefiero que me enseñen

  • a) verbalmente, dándome una explicación
  • b) no verbalmente, mostrándome cómo hacerlo
  • c) me es indiferente

6. Me gusta

  • a) solucionar un solo problema a la vez
  • b) trabajar sobre varios cosas al mismo tiempo
  • c) me es indiferente

7. Prefiero

  • a) las master class donde puedo escuchar y tomar notas
  • b) clases informales donde puedo probar las cosas al momento
  • c) me es indiferente

8. Tomo mis decisiones

  • a) evaluando los hechos de manera objetiva
  • b) subjetivamente, de acuerdo a mis sentimientos
  • c) me es indiferente

9. Prefiero que mis clases de instrumento y cuando toco sean

  • a) estructuradas, para saber exactamente cuáles son mis objetivos y qué hacer
  • b) espontáneas, así tengo la oportunidad de cambiar las cosas a medida que avanzo
  • c) me es indiferente

10. Cuando hay un problema técnico

  • a) me gusta saber la solución recomendada
  • b) me gusta ser imaginativo y probar distintas soluciones
  • c) me es indiferente

11. Estudio con un acercamiento

  • a) disciplinado, lineal, serio
  • b) juguetón, no lineal, libre
  • c) me es indiferente

12. Aprendo más con profesores que

  • a) explican cómo funcionan las cosas directamente
  • b) tocan y yo lo compruebo por mí mismo
  • c) me es indiferente

13. Prefiero

  • a) hacer algo mejor
  • b) inventar o crear algo
  • c) me es indiferente

14. Normalmente

  • a) organizo mi tiempo cuidadosamente
  • b) tengo dificultades para organizarme y llegar a los plazos establecidos de tiempo
  • c) me es indiferente 

15. Tengo

  • a) muy pocos cambios de humor
  • b) muchos periodos de cambio de humor
  • c) me es indiferente 

16. Prefiero la música de

  • a) Bach
  • b) Brahms
  • c) me es indiferente 

17. Prefiero descubrir el etilo de una pieza

  • a) investigando y escuchando grabaciones
  • b) confiando en mi instinto
  • c) me es indiferente 

18. Me considero

  • a) normalmente puntual
  • b) distraído
  • c) me es indiferente

19. Me gusta resolver los problemas

  • a) diseccionándolos en partes y trabajándolos poco a poco
  • b) ver el problema como un todo y usar la experimentación basada en mi instinto
  • c) ninguna de las dos

20. Prefiero

  • a) una interpretación más "académica" 
  • b) una interpretación más emocional
  • c) me es indiferente 

21. Preferiría estudiar la teoría, armonía y el análisis

  • a) antes de aprender una obra
  • b) después de aprender una obra
  • c) me es indiferente

22. Prefiero

  • a) un examen tipo test
  • b) un examen de desarrollar
  • c) me es indiferente 

Suma todas tus respuestas a) y b). Si has respondido más a) tienes una tendencia natural a un modo analítico. Si son más las b), tu tendencia natural es a ser más global. Si has escogido más c) o el resultado es igual entre a) y b), quiere decir que tiendes a un equilibrio de ambas aproximaciones.

En cualquier caso, todos utilizamos ambas aproximaciones continuamente. Difícilmente  podríamos tocar música sino. Pero, como casi siempre tenemos una tendencia natural a una de ellas, lo ideal es equilibrarlas. Los grandes maestros como Giulini o Solti e intérpretes como Itzhak Perlman o James Galway así lo hacen. Sus interpretaciones mezclan lo académico y lo intuitivo, la forma y la expresión, lo analítico y lo holístico. Aprende de ellos y trabaja cuando estudies tu "otro hemisferio". 

Lecturas recomendadas


DESPUÉS DE LEER EL POST PUEDES HACER 3 COSAS:

  1. Si te ha gustado, dale a "me gusta" y compártelo en tus redes sociales. 
  2. Si tienes alguna pregunta sobre el tema, deja un comentario abajo que estaré encantado de responder.

  3. Si quieres ampliar los conocimientos puedes asistir conmigo a clases de guitarra española y acústica presenciales en Musical Eduardo (Vitoria-Gasteiz) y online (via skype). 

¡Muchas gracias! ¡Nos vemos en el próximo post!